Vessel

Residentes en Martinica

Tras nuestro viaje a España el cual fue corto pero intenso, regresamos a un lugar conocido con el ánimo de prepararnos en todos los sentidos para la llegada de nuestro bebé. Cada uno tendría una misión que cumplir. Por un lado Adrián aprovecharía estos meses para hacer algo de caja, mientras yo me dedicaba a proyectar los cambios estructurales del barco, hacer algo de limpieza, estar pendiente de los trámites iniciados, acompañar a Julia y por supuesto acudir a mis controles médicos.
residentemartinica-velerovoyage-15
residentemartinica-velerovoyage-17
Entre todas esas tareas, aún tendríamos tiempo de disfrutar de todos los amigos que hemos hecho en estos meses. Por nuestras circunstancias, nosotros nos hemos hecho residentes en la isla pero el resto de navegantes solo pasan una temporada y continúan el camino, con la vida nómada más típica entre los veleros.
residentemartinica-velerovoyage-19
No obstante, el vaivén de gente es constante y mientras unos se van otros van llegando. Por suerte, desde nuestra llegada a España (marzo) hasta mayo pudimos disfrutar de la familia española del velero Aegueri, de la familia Brasileña de Allegro con los que compartimos muchos buenos momentos. Tras su marcha han llegado otros y así seguirá siendo hasta que seamos nosotros los que icemos nuevamente las velas.
residentemartinica-velerovoyage-22
He de reconocer que esta estabilidad nos ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente y disfrutar de una especie de ambiente de barrio acuático, en el manglar donde estamos fondeados.
residentemartinica-velerovoyage-24
Después de tanto tiempo en el mismo lugar tenemos, con algunas embarcaciones, relaciones de vecinos y eso es muy agradable hasta que se marchan. Entre los vecinos más entrañables que hemos tenido destaco a Jimy, un español que lleva en el caribe 25 años y mucha experiencia en su haber. Hablar con él es un gustazo, siempre aprendes algo interesante, él nos ha ayudado mucho con los trámites, haciéndonos de traductor cuando hemos precisado hacer alguna llamada telefónica.
residentemartinica-velerovoyage-12
José Artigas, un Uruguayo afincado en España ….y que se echó a la mar hace 15 años. Este encuentro nos hizo mucha ilusión porque es el primer uruguayo navegante que nos cruzamos en nuestro viaje y a parte de ser una persona muy divertida, resulta que es tataranieto de un gran personaje histórico y querido por los Uruguayos; José Gervasio Artigas, amigo de Simón Bolívar y libertador de Uruguay. No todos los días se conoce a descendientes de grandes personajes. La historia de José la voy a compartir porque es un caso que refleja cómo la vida es inesperada y aunque nos empeñemos en controlarla es ella en ocasiones las que no hace parar y tomar otros caminos.
residentemartinica-velerovoyage-20
“José llegó a Martinica con la intención de descansar unos días, cargar el barco de comida y regresar a España después de 9 años fuera. Estaba motivado con el cruce y quería marcharse cuanto antes, pero un fallo en el motor lo hace permanecer unos días más y cruzarse con Adrián. Una vez que Adrián consigue la pieza requerida y la coloca ya está de nuevo listo para la salida. Justo el día antes de su partida, ya con todo preparado, tiene que acudir a urgencias del hospital porque todo le da vueltas. Lo dejan hospitalizado, Adrián lo visita todos los días y por eso nos enteramos que lo trasladaban a Fort de France con diagnóstico de arritmia en el corazón y con una operación programada para ponerle un marcapaso.
residentemartinica-velerovoyage-21
Perdemos el contacto pero a los pocos días regresa y nos cuenta que finalmente no lo operaron, la doctora especialista de la capital no lo consideraba necesario. Le da una medicación para la tensión que la tenía muy alta y una serie de recomendaciones para cuidar su corazón. Ante este episodio, sus planes cambian radicalmente decidiendo dejar el barco aquí y volar a España. Adrián y Jimy le ayudan con la maniobra de preparar el barco para la temporada de huracanes. Lo trasladan al manglar, sacan todo lo de la cubierta que pueda volar en caso de temporal, echan tres anclas…. realizando estas tareas reconocen que el barco no reunía las condiciones para un cruce por el Atlántico norte.” Esperamos verlo de vuelta en unos meses con buena salud y en esta ocasión prepare bien su navío para su cruce la próxima temporada.
residentemartinica-velerovoyage-26
Otros amigos que quiero mencionar son Eugenia y Aleix, una pareja catalana que después de cruzar en un velerito de 9 m con su perro y su gato, decidieron cambiar su embarcación por otra más grande. Aquí en Martinica hicieron la venta y la compra. Su historia también es curiosa, ellos tienen el plan, la ilusión de dar la vuelta al mundo. Y para ello habían trabajado durante años preparando su barquito, pero no contaban que después de dejar atrás la vida en tierra y empezar a vivir un sueño se iban a quedar embarazados. Aquí en Martinica tienen que modificar sus planes y mientras venden y ponen a punto su nuevo barco su barriguita va creciendo y por supuesto hemos compartido mucho al estar las dos viviendo una experiencia vital semejante. Hemos compartido algunas sesiones de yoga en su nueva gran cubierta, las cuales echaré mucho de menos. Ellos han decidido que Mía nazca en España por lo que a finales de mayo viajan rumbo Curazao, donde dejaran el barco y desde allí volarán de vuelta a casa.
residentemartinica-velerovoyage-16
Hay otras embarcaciones, con su gente compartimos buenos ratos, sobre todo por las tardes, en la marina, donde seguimos acudiendo casi a diario para que Julia juegue. Y otros amigos que se encuentran en la Bahía de ST. Anne a los que visitamos algunos fines de semanas, cuando podemos ir a pasar el día a la playa.
residentemartinica-velerovoyage-25
En cuanto a nuestros trámites, seguimos resolviendo algunos como el pasaporte de Adrián y ahora averiguando cómo sacar el futuro pasaporte español de Cloe. Si, Cloe es el nombre que entre los tres hemos decidido, después de muchos meses buscando opciones. Nos hemos enterado que hay que hacer alguna gestión antes de su nacimiento. En Francia, por defecto. sólo ponen un apellido, y en caso de querer los dos (mamá y papá) es necesario registrarla en el ayuntamiento antes de su nacimiento. Ellos le llaman “reconocimiento anticipado”, no quiero extenderme aquí explicando todos los trámites que hemos tenido que hacer para obtener la carte vitale y otros pero si alguien que me lee se encuentra en mi situación, no dude en preguntarme, tendré mucho gusto en compartir mi experiencia, yo he echado en falta a alguien que hubiese pasado por esto y me hubiese explicado paso a paso qué había que hacer.
residentemartinica-velerovoyage-14
Salgo de cuentas el 14 de Julio, apenas en un mes. El tiempo ha volado y en este tiempo he conseguido hacerme una mujer autónoma en cuanto al manejo del dingui.
Al principio me tuve que hacer con el motor de gasolina, el cual tiene como inconveniente que cuando llueve y le entra una gota de agua en el tanque de combustible se para y ahí te las tienes que arreglar para volverlo arrancar y reza para que no haya viento y te lleve la corriente. Otro inconveniente es la gasolina que también se puede acabar en medio del trayecto y hay que rellenar el tanque con el vaivén de las olas provocando en ocasiones pequeños derrames y olores. No obstante, cuando va bien, te lleva y trae a una velocidad razonable.
residentemartinica-velerovoyage-01

Una vez acostumbrada a todas estas peculiaridades del motor, nos regalan uno eléctrico. Adrián está entusiasmado como un niño porque ama esta manera de propulsar los vehículos, sin ruidos, olores, usando una energía gratis y limpia (el sol).. La verdad es que me costo mucho menos acostumbrarme a manejarlo, pero ahora tardamos el doble en llegar a los sitios, lo cual no nos importa porque seguimos sin tener prisa.
residentemartinica-velerovoyage-03
Hasta ahora me he arreglado bien para subir y bajar del barco sola, a pesar de mi gran barriguita. Pero ya este último mes, con los calores, me canso más, se me hinchan los pies y no puedo acompañar a Julia en todas sus actividades, así que Adrián ha dejado de trabajar y se incorpora a la vida en el barco. Aún tenemos pendientes algunas reformas, cambiar la mesa del salón para que se pueda hacer cama, poner unas puertas en los huecos donde tenemos almacenado un sinfín de objetos con el fin de no ver tanto desorden, hacer unas estanterías para libros de Julia y bueno no creo que nos de tiempo de mucho más pero la lista es interminable. Hemos de priorizar ya que Cloe en breve está con nosotros. A parte de estos trabajos tenemos la intención (y ya hemos comenzado) de conocer mejor la isla. Ya hemos alquilado coche en dos ocasiones, lo que nos ha permitido ir al norte y otras zonas mucho más vírgenes. Martinica tiene playas hermosas, bosques, volcán y pueblos pintorescos que merecen la pena descubrir para confirmar que es una isla más del Caribe con todos sus encantos.
residentemartinica-velerovoyage-08

Estamos todos contentos y con ganas de tener a Cloe ya en el barco, pero espero que no se adelante para que nos de tiempo de preparar bien el barco y que llegue una gran amiga de la familia que se quedará con Julia llegado el momento. Kany que es como se llama, aterriza el 29 de este mes, así que hasta entonces, por lo menos, espero aguante dentro. Ahora falta que yo me prepare psicológicamente. Este embarazo ha sido muy diferente al primero, no he podido concentrarme en lo que me estaba sucediendo y ha pasado rápido y más normalizado, solo en los ratos de yoga o cuando Julia se ha marchado con su padre es cuando he podido conectar con mi bebé y deleitarme con mi forma y estado. Ha transcurrido de forma muy diferente pero el amor puesto en cada uno es el mismo. Ahora afrontar este último mes y disfrutar también de estas últimas semanas, buscando muchos momentos especiales con Julia.
residentemartinica-velerovoyage-11
residentemartinica-velerovoyage-07

residentemartinica-velerovoyage-02
residentemartinica-velerovoyage-22
residentemartinica-velerovoyage-13

residentemartinica-velerovoyage-18

residentemartinica-velerovoyage-11

residentemartinica-velerovoyage-09

residentemartinica-velerovoyage-06

residentemartinica-velerovoyage-05

residentemartinica-velerovoyage-04

1 comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *